Grupo de mujeres ‘combaten’ los manoseos en autobuses

Gente Transmilenio Bogota

Gente Transmilenio Bogota

La joven -que hace como que juega con su teléfono en medio de este bus, que va cada vez más lleno- es una policía de civil con una misión: parte de un escuadrón especial recientemente creado para combatir el abuso sexual en el transporte público de Bogotá, informa BBC Mundo.

Y junto a ella, entre los numerosos pasajeros que a esta hora de la mañana se dirigen a sus centros de estudio o trabajo, también viajan otros siete agentes encubiertos –casi todas mujeres– que observan con cuidado a aquellos que parecen dispuestos a hacer un uso indebido del creciente apretujamiento.

Un problema que es endémico en los atestados buses articulados que a diario transportan a unos dos millones de pasajeros en la capital colombiana donde, según el último estudio disponible, seis de cada diez mujeres dicen haber sido objeto de toqueteos indebidos en el transporte público al menos una vez.

“Yo creo que la iniciativa está funcionando”, dice Laura, una vez que el bus ha completado su recorrido y los agentes se juntan para un rápido desayuno antes de emprender el camino en la otra dirección.

Y sus compañeras coinciden en que los casos y manoseos y otros comportamientos indebidos –lo que en la legislación colombiana se conoce como “injuria por vía de hecho”– ya no se están presentando con la misma frecuencia que al momento de la creación del escuadrón, hace aproximadamente un mes.

Pero el problema sigue siendo serio. Y trabajo siempre hay.

Efectivamente, desde su creación, el “Grupo Élite Transmilenio” ya ha realizado 17 arrestos, la mayoría durante sus primeras semanas de operación.

Y la cifra también indica una leve reducción en la frecuencia de casos reportados, pues en lo que iba del año se estaba registrando una denuncia cada 1,5 días, lo que significó un aumento de un total de 81 en todo 2013 a unas 152 en los primeros ocho meses de 2014.

“Hemos visto que los casos son menos frecuentes de lo que venía sucediendo. El problema ya no parece estar tan desbordado”, le dice a BBC Mundo la teniente Lina María Ríos, quien coordina las operaciones del “Grupo Élite Transmilenio” desde la jefatura de la Policía Metropolitana de Bogotá.

“Tal vez es porque las personas (los potenciales abusadores) andan prevenidas, porque no saben si la persona que van a tocar es policía o no”, explica Ríos. “Aunque por el momento no te lo puedo asegurar”.

Actuar como elemento disuasorio es, en cualquier caso, uno de los objetivos del Grupo Élite, que a menudo se divide en pequeños grupos para cubrir el mayor número posible de rutas de Transmilenio durante las horas de mayor circulación.

Aunque las mujeres del grupo –un total de siete, de los 11 agentes que actualmente lo integran– resienten la sugerencia de que fueron reclutadas para servir como carnada para los potenciales abusadores, como algunos medios locales llegaron a afirmar.

Erbol – Digital

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *