Madre de Jhonny Gil, en huelga de hambre

madre_de_suboficial_ Gil

A sus 67 años, envuelta en sus mantas y solo con una bolsa de coca en su regazo, Roberta Leniz viuda de Gil, madre del suboficial Johnny Gil Leniz, ayer tomó la determinación de iniciar una huelga de hambre pidiendo que el Tribunal Supremo de Justicia Militar (TSJM) acate la resolución de acción de libertad otorgada por el juez Delfo Ríos.

“Solo queremos justicia, libertad para mi hijo, por favor, él no ha cometido ningún delito”, afirma la madre del militar mientras seca sus lágrimas y le pide al ministro de Defensa, Rubén Saavedra, que interceda ante los miembros de este tribunal para que se cumpla las resoluciones de acción de libertad en favor de su hijo, resueltas en la Justicia Ordinaria.

La mañana de ayer, el juez Sexto de Sentencia, Delfo Ríos, dictaminó que el TSJM emita una nueva resolución, en un plazo máximo de 72 horas, sobre la libertad del suboficial Jhonny Gil Leniz, imputado en la justicia militar por supuesta sedición e instigación a delinquir en un proceso lleno de vicios legales, según el representante del Defensor del Pueblo, Gregorio Lanza, quien además sostuvo que “más parece un reiterado amedrentamiento en contra de los suboficiales”.

Lanza, junto un equipo jurídico, acompaña el piquete de cuatro personas donde está Roberta Leniz, instalado en el frontis del Ministerio de Defensa, en la plaza Abaroa de Sopocachi.

Conteniendo sus lágrimas, Roberta Leniz dijo que había dejado pasar los tres meses de detención que su hijo lleva en una celda del Estado Mayor, e informada de las irregularidades en el tribunal militar, cometidas en contra de su hijo, decidió dejar su pequeña tienda en la ciudad de Oruro y junto a otros parientes decidió iniciar esta medida, sin esperar hasta el día viernes, cuando el TSJM debe emitir la nueva resolución sobre la situación legal de su hijo.

Defensor

A su turno, Lanza dio a conocer que el martes sostuvo una reunión con el presidente del Tribunal Permanente de Justicia Militar y el fiscal del caso, donde se les puntualizó todas las irregularidades que se estarían cometiendo, pero estas autoridades le respondieron que “solo están cumpliendo su trabajo”.

Llamado

La madre del suboficial Gil hizo conocer ayer al anochecer que su protesta se sumaron los familiares de los suboficiales de la Fuerza Aérea Boliviana, Freddy Sucojayo y Franklin Colque, quienes también están detenidos bajo similares cargos en la Base Aérea de El Alto.

Por lo que la señora lanzó un llamado a todos los familiares de otros militares que se encuentren en la misma situación o hayan sido dados de baja para lograr revertir estos procesos.

El Diario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.