Los asentamientos nuevos en El Alto no tienen agua potable

Foto Agencias

Foto Agencias

Los vecinos de asentamientos nuevos en la ciudad de El Alto no tienen provisión de agua potable ni servicio de alcantarillado, y están obligados a abastecerse del líquido mediante carros aguateros que a la vez obtienen el agua del propio río y/o de pozos subterráneos privados.

Mientras la tarifa solidaria de la empresa pública de dotación de agua cobra 2 Bolivianos por metro cúbico en promedio, los aguateros cobran 8 Bolivianos.

Los datos están contenidos en la investigación “Carros aguateros en El Alto”, elaborado en el marco del Taller de Proyectos e Investigación del Habitat Urbano-Rural de la RED HABITAT y del grupo de investigadores “Por el acceso al agua”, entre agosto y noviembre de 2013, en distintos barrios de los Distritos 7, 8 y 13 de esa ciudad. En esos barrios formados por asentamientos nuevos se entrevistó a 338 personas, 160 mujeres y 178 varones, sobre la provisión, acceso y consumo del agua y del alcantarillado.

“Una familia de 6 componentes que se abastece de carro aguatero, consume en general 15 turriles, que sería 3 metros cúbicos, en un mes, estarían gastando 120 Bolivianos, el turril de 200 litros cuesta 8 Bolivianos. En cambio sí recibieran el agua de EPSAS, igual una familia de 6 miembros, igual 3 metros cúbicos, estarían pagando 6 Bolivianos en promedio, tal vez un poquito menos de acuerdo a la tarifa solidaria”, dijo Grover Rojas, en la presentación del estudio sobre los carros aguateros. Erbol-Pieb.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *