Dos mujeres integran grupo de choferes de los Sariri

2 mujeres SaririDos mujeres forman parte del grupo de 130 choferes seleccionados para conducir los 60 buses de transporte masivo, Sariri. Ayer todos ellos fueron presentados por el Alcalde y recibieron su certificado de eficiencia. También se anunció que el lunes 22 serán presentadas las 60 góndolas.

Los conductores seleccionados, en un proceso que duró cerca de tres meses, percibirán un salario de Bs 3.000 cuando trabajen con los Sariri, posiblemente desde enero. De acuerdo con la programación anunciada por la Alcaldía de El Alto, ellos trabajarán divididos en tres turnos: el primero de 06.00 a 14.00; el segundo de 14.00 a 22.00, y el último de 22.00 a 06.00.

Al finalizar las pruebas, fueron seleccionados 156 conductores: 130 oficiales y 26 de reserva. Entre los primeros, resultaron dos mujeres. Según las autoridades municipales, ellas destacaron por su experiencia y por su aptitud para conducir.

La primera seleccionada es Angélica Choque. Ella relató que tiene 18 años de experiencia conduciendo vehículos grandes, medianos y pequeños. “Estuve manejando un tráiler y sé manejar otros más, pero el último que conducía era un camión cisterna de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) que va a Arica a traer diésel. Fue por mucho tiempo mi forma de ganar dinero para mi familia”.

Contó que le fue bien en ese trabajo, pero dijo que lo malo era que tenía que dejar por mucho tiempo a su familia, pues los viajes duraban de una semana a dos. Indicó que eso provocó que no viera crecer a sus tres hijos. “Quiero estar cerca de ellos, cada vez que me iba los extrañaba y ellos a mí. Por eso quiero más tiempo con ellos, para recuperar lo perdido”.

La segunda mujer calificada para conducir un bus Sariri es Sara Quispe, una mujer que viste pollera. Ella contó que las pruebas teóricas y prácticas a las que fue sometida las pasó sin problemas, aunque confesó que tenía miedo de no aprobar ninguna de ellas.

“Soy transportista desde hace ocho años. Comencé como ayudante y luego pasé a ser chofer en el sindicato Simón Bolívar. Vivía en Pampahasi, pero ocurrió el mega deslizamiento en febrero de 2011 y me fui a vivir a Chasquipampa. Trabajé en el sindicato 14 de Septiembre y ahora aquí”, afirmó.

Ambas mujeres se comprometieron a aplicar las enseñanzas recibidas en los talleres que pasaron durante las pruebas de aptitud y a brindar un buen servicio a la población. En el acto de presentación, realizado ayer en el centro de Convenciones de esta ciudad, las dos y sus 128 compañeros recibieron su certificado de eficiencia en conducción. Los restantes 26 quedaron en una base de datos para ser convocados en cualquier momento.

La Razón.

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *