Fiscales vulneran ley para imputar a periodista

La imputación y posterior detención preventiva en contra del periodista Carlos Quisbert ha sido “forzada” debido a que la norma por el que definen su situación legal está sancionada en la Ley 004 Marcelo Quiroga Santa Cruz, que castiga por delitos de corrupción a funcionarios y funcionarias públicas, así lo hizo conocer el penalista Franz Bustos.

“Lo primero que podría decir es que el juez y el fiscal son ignorantes en derecho, que no se han dado la molestia de leer la Ley 004 de Lucha Contra la Corrupción, que en su artículo uno dice claramente que este tipo penal es para recuperar o precautelar los intereses del Estado”, dijo Bustos.

En su criterio, ese elemento demuestra el abuso de autoridad que estaban cometiendo las autoridades del Ministerio Público, así como del juez de la causa que dio la orden de detener en la cárcel de San Pedro al periodista.

En ese sentido, los operadores de justicia “han torcido forzadamente y han incurrido en acciones de prevaricato, porque quien prevarica no es quien emite resoluciones contrarias a la Constitución Política sino también torcer la ley”.

Para el abogado William Bascopé, la aplicación de la Ley 004 está destinada a sancionar delitos de corrupción donde se vean implicados funcionarios públicos, que hubieran cometido delitos contra el Estado.

En tanto, el abogado Eduardo León calificó la decisión judicial en contra del periodista de prevaricato, porque no existe materia tomando en cuenta que “obstrucción a la justicia” es cuando una persona actúa de manera violenta, cuando presiona o ejerce presión en un acto de investigación en casos de corrupción. “En este caso el periodista no ha realizado ningún acto de amedrentamiento y menos de obstrucción a la justicia. En el caso del niño Alexander es una verdadera vergüenza lo que ha sucedido”, señaló.

Ayer, desde las 10.30, compañeros periodistas de Quisbert y otros medios de comunicación protagonizaron una bulliciosa protesta en puertas del Ministerio Público demandando la libertad “de su compañero”. El Diario.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.