Hay 2 procesos por violación a niña internada en el albergue

Hogar Virgen de Fátima -  La Razón

Hogar Virgen de Fátima – La Razón

Por la violación a una interna del Hogar Virgen de Fátima —una niña que hoy tiene seis años— se abrieron dos juicios. Angélica Yañíquez, quien iba a ser la madre adoptiva de la pequeña y denunció el abuso sexual, fue demandada por el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) de La Paz por ese delito y, a su vez, ella contrademandó a esa institución.

El asesor jurídico del Sedeges, Rudy Molina, informó que no tenía información sobre el caso. “En este momento estamos haciendo el análisis de cómo ha ingresado esa niña, cuánto tiempo ha estado. Esperamos que hasta el lunes o martes tengamos algo más claro sobre el tema”, apuntó.

Sin embargo, Lourdes Flores, de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de El Alto, contó que la víctima ingresó al centro de acogida en 2008, a la semana de nacida. Había sido abandonada al nacer y en la revisión médica que se le hizo no consta que hubiera sufrido abuso.

El 10 de diciembre de 2013, Yañíquez y su esposo comenzaron el trámite de adopción y tomaron los servicios de la abogada Tatiana R. El 8 de mayo de este año, el Sedeges le entregó a una niña de seis años, interna del Hogar Virgen de Fátima, Obrajes, para iniciar el proceso de adaptación.

“La niña comenzó a hablarme de toques y a mí me pareció raro. El 13 había una entrevista con la psicóloga del Hogar para evaluar su estadía y le comenté a la funcionaria lo sucedido. Me dijo que iba a hablar con la niña, se encerró con ella en el cuarto y cuando salieron mi hija me pidió disculpas”. Pero un par de días después, la encontró llorando.

“Luego de que intenté consolarla de varias maneras, ella me dijo: ‘Es que mamá, el José Luis me ha metido el dedo’. Pero dónde, le pregunté y se tocó su partecita. Yo estaba consternada, la he abrazado, le dije que la iba a cuidar. Después me contó: ‘También le ha hecho a mi amiguita Aleyda, (y) a la Milca, eran mis compañeras de la casita verde’”.

Al día siguiente, la aspirante a madre adoptiva llamó a la oficina del Sedeges para informar lo sucedido. Allí le dijeron que su abogada había amenazado a la institución con un juicio y que estaban analizando el problema.

“Me citaron el 24 de mayo. Ese día fui y la psicóloga de la institución me dijo que no estaba preparada para ser madre, que los niños siempre fantaseaban. Me dijo que si dudaba, la lleve al médico forense y me dio una dirección. Ese mismo día fui”.

El experto estableció que había “desgarro anal compatible con maniobras digitales” y de “data antigua”. Con ese documento, Yañíquez volvió al Sedeges, que la derivó a la jueza de la Niñez y Adolescencia de El Alto, María Lira Lino. “Ella me ha reñido, me ha dicho que con qué derecho le hice el examen”. Tatiana R. se contactó con Yañíquez y le informó que el Hogar quería la devolución de la menor.

Le hicieron firmar un documento, con el cual la citaron para el 2 de junio y le quitaron a la niña. Ese mismo día Agustina Quispe, directora del Servicio, y el gobernador César Cocarico presentaron una denuncia por violación contra la pareja. Al día siguiente, los afectados denunciaron al Sedeges por el mismo delito. En la cámara Gessel, la infante repitió la historia de la vejación dos veces. Hace poco, contó Yañíquez, supieron que fue dada en adopción a otra pareja. El juicio iniciado a denuncia de ellos apenas comienza.

El agresor sería un profesor de nombre José Luis, que fue trasladado a otro albergue estatal.

La Razón.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *