Se va un amigo, se nos fue el Padre Sebastian Obermaier

En un sólo coro y con pañuelos blancos vecinas, vecinos, entre niñas,niños y adolescentes cantaron “YO TENGO UN AMIGO QUE ME AMA”, cuando el cuerpo del padre Sebastián Obermaier llegaba a la parroquia Cuerpo de Cristo de Villa Adela. Así lo recibieron en la que durante 38 años fue como su hogar.

“El Padrecito”, así lo conocían al sacerdote Sebastián Obermaier, quien encabezó proyectos como la construcción de 70 parroquias, centros juveniles, e infantiles y centros de albergue para adultos mayores, además desde hace más de 10 años entregó miles de juguetes a niños y niñas de escasos recursos durante las fiestas navideñas.

“Era alegre aunque de carácter fuerte…” así lo recuerdan entre lágrimas quienes trabajaron de cerca con el párroco.

Los restos del sacerdote serán enterrados este jueves a las 16:00 horas en el cementerio Prados de Ventilla. Se espera la llegada de su hermano desde Alemania.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *