Presidente entrega créditos para la reactivación de la industria nacional y la creación de empleo

0
118

El presidente Luis Arce entregó los primeros créditos de un fondo de Bs 911 millones creado por el Gobierno para la reactivación de micro, pequeñas, medianas y grandes industrias bolivianas que fomentan la creación de fuentes de empleo.

A través de los Fideicomisos para la Reactivación y Desarrollo de la Industria Nacional (Firedin) con Sustitución de Importaciones (SI Bolivia), los productores pueden acceder a créditos con una tasa de interés de 0,5%.

“Hoy, estos créditos que estamos otorgando, uno de 3 millones de bolivianos y otros menores de capital de operaciones, son parte de esta estrategia de que de una vez por todas vayamos saliendo de la crisis económica (…) y gradualmente alcancemos ese nivel de crecimiento sostenido que Bolivia necesita para dar certidumbre a la población”, dijo el Primer Mandatario.

En un acto en la Casa Grande del Pueblo, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca, indicó que el Firedin ofrece créditos para capital de operaciones e inversión de las empresas cuya actividad esté orientada a la sustitución de importaciones de materia prima, insumos, productos y bienes finales.

“Los periodos de gracias van desde seis meses a un año, los periodos de pago pueden ser mensuales, bimensuales, trimestrales, semestrales e incluso personalizados, de acuerdo a la forma de producción que cuentan las unidades productivas”, puntualizó.

Los rubros a los que el Firedin facilitará los créditos son alimentos, bebidas, metalmecánica, limpieza e higiene, cuero y calzados, caucho y plástico, textiles y prendas, farmacia y productos de confitería, de madera y de minerales no metálicos, entre otros.

“Estamos seguros que los micro empresarios, pequeñas, medianas y grandes empresas encontrarán en este fideicomiso el incentivo que esperaban y así seguir ampliando sus capacidades productivas. Para todos ellos, nuestro reconocimiento y agradecimiento por su apoyo a la reactivación del aparato productivo”, agregó Huanca.

A nombre de los primeros beneficiarios del Firedin, Eustaquio Ramírez agradeció el apoyo económico del Gobierno hacia la industria nacional y pidió a la población consumir lo “hecho en Bolivia”.

“La pandemia y la cuarentena rígida del anterior gobierno nos han destruido, nos han dejado casi en la quiebra (…). Con esta inyección reactivaré mi pequeña empresa, daré trabajo a un grupo de personas y así saldremos adelante”, señaló.

Los créditos del Firedin son canalizados a través del Banco Desarrollo Productivo y del Banco Unión.