“18 años después de la Guerra del Gas, los alteños seguimos de pie luchando por nuestras reivindicaciones” (Eva Copa)

0
99

En homenaje a las víctimas y heridos de la Guerra del Gas de octubre de 2003, el lunes las banderas de la Casa Municipal fueron izadas a media asta y con crespón negro, oportunidad en la que la alcaldesa Eva Copa sostuvo que, a 18 años de aquellos luctuosos hechos, “los alteños seguimos de pie luchando por nuestras reivindicaciones y pidiendo justicia”.

En un acto público, la Alcaldesa dijo que es “increíble haber pasado 18 años en la impunidad, personas que se dieron el lujo de matar y dar órdenes para que maten a nuestros hermanos, centenares de heridos, muertos, familias enlutadas y El Alto sigue de pie. Seguimos de pie luchando por nuestras reivindicaciones, por justicia y eso nadie nos lo va quitar”.

Eva Copa recordó que, en aquellas movilizaciones, el pueblo alteño luchó por la recuperación de los recursos naturales y que hasta la fecha no tuvo un trato justo ni atención del gobierno nacional, “El Alto tumba de tiranos, como si nada pasaron 18 años y queremos ver obras, lo más aplaudible es que el gobierno del expresidente (Evo) Morales admitió que no atendió a la ciudad de El Alto y es de valientes reconocerlo. Estamos seguros que el gobierno del presidente Luis Arce va hacer realidad el sueño de los alteños”.

“Queremos ser una ciudad de desarrollo, donde exista obras, donde exista oportunidad de empleos, que sea la ciudad de la esperanza y nosotros como Gobierno Municipal vamos hacer seguimiento, porque no puede ser que los alteños siempre estemos dando sangre y vistiendo de luto a las familias, lo hicimos en octubre de 2003 y lo hicimos en octubre de 2019 por recuperar la democracia y creo que el alteño merece un trato más justo”, concluyó.

El 17 de octubre fue declarado como Día de la Dignidad Nacional, en reconocimiento a la lucha del pueblo alteño en defensa de los recursos naturales. En 2003 el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada decidió exportar el gas boliviano a Estados Unidos por puertos chilenos, lo que provocó la movilización de los sectores sociales, terminando con la huida del Presidente y la muerte de alrededor de 70 personas y más de 300 heridos.