Cumbre trabaja en una política nacional de lucha contra el racismo y discriminación

0
197

 La Cumbre Nacional contra el Racismo y Discriminación inició este martes su trabajo en la ciudad de La Paz con el fin de diseñar una política nacional para encarar estos males que perduran en la sociedad, afirmó la ministra de Culturas, Sabina Orellana, durante la inauguración del evento.

Reunidos en el Campo Ferial Chuquiago Marka de la ciudad de La Paz, este martes y mañana miércoles, los participantes, que representan a diferentes sectores de la sociedad, tiene la misión de fijar el “rumbo de los bolivianos en la lucha contra el racismo y toda forma de discriminación”.

“Por eso convocamos a todos y a todas para que podamos trabajar de manera respetuosa, escuchándonos, dialogando para sacar conclusiones que permitan generar una política nacional de lucha contra el racismo y la discriminación”, indicó Orellana.

La ministra mencionó que en las últimas semanas se registraron actos de violencia, de racismo y discriminación protagonizados por el Comité Pro Santa Cruz. Dijo que se vulneraron derechos fundamentales de pobladores del oriente boliviano.

Durante los días de paro, un grupo de personas arremetió de forma violenta en contra de indígenas ayoreos que bloqueaban la carretera de Concepción en rechazo al paro cívico impulsado por el llamado Comité Interinstitucional.

Es por eso, dijo, que para el ministerio de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización es fundamental llevar adelante esta Cumbre para generar un encuentro plural de reflexión en torno a las acciones violentas y discursos de racismo y discriminación que se suscitan en Bolivia.

“De aquí saldrán líneas para que entre todos establezcamos políticas para erradicar el racismo y la discriminación desde la educación con los enfoques de descolonización y despatriarcalización construyendo la interculturalidad en el Estado como un horizonte del vivir bien”, resaltó.

Señaló también que en este espacio se podrá evaluar “autocríticamente” el papel y aporte de las instituciones del Estado boliviano, gobernaciones, municipios, organizaciones sociales para erradicar el racismo y toda forma de discriminación.

El viceministro de Descolonización, Pelagio Condori, alertó que el racismo y discriminación constituye en una práctica recurrente en todo el territorio nacional.

Recordó que, en 2008, en la ciudad de Sucre, se sometieron a humillaciones a más de 50 campesinos.

“A veces es un delito y es complicado ser indígena, originario, campesino, es complicado tener chulo, poncho, lazo, es complicado nuestra pollera, el sombrero. Para la clase alta eso un delito”, dijo Condori.