Portavoz: Trabajo de la comisión técnica definirá la “fecha última” del censo

0
77

El trabajo territorial de la comisión técnica del Instituto Nacional de Estadística (INE) con equipos de los municipios, gobernaciones, asociaciones municipales y universidades definirá la “fecha última” de realización del Censo Nacional de Población y Vivienda, afirmó este viernes el portavoz presidencial, Jorge Richter.

En virtud de los consensos logrados por el presidente del Estado, Luis Arce Catacora, con los alcaldes de las nueve ciudades capitales y El Alto, el 27 de julio, en la Casa Grande del Pueblo, se definió la conformación de una comisión técnica que socializará los aspectos técnicos del xenso.

Richter precisó que la labor de este equipo, que además estará integrado por personal técnico del Ministerio de Planificación, iniciará la próxima semana con los especialistas designados por la Universidad Gabriel René Moreno. Lo que resta definir es si la reunión será en La Paz o en la ciudad de Santa Cruz.

Ésa será la primera de una serie de reuniones que se realizarán a escala nacional, según el portavoz, pues la comisión se reunirá en cada departamento con equipos técnicos que conformarán los municipios, las gobernaciones, las asociaciones municipales y también las universidades públicas que se sumaron a este proceso el 22 de julio.

“Esta comisión va a caminar por el país para poderse encontrar con las comisiones técnicas que se formarán en los municipios, gobernaciones, en el sistema asociativo municipal del país y universidades”, dijo Richter en una conferencia de prensa brindada en la capital cruceña.

El propósito de este desplazamiento es explicar todo el avance del censo que debe realizarse hasta junio de 2024 y también como se constituye cada una de las etapas del proceso censal.

Realizará sus apreciaciones de las dos propuestas que se hicieron al Ejecutivo: de la Universidad Gabriel René Moreno y del Comité Interinstitucional de Santa Cruz y también la propuesta formulada por el Gobierno Municipal de La Paz; y también escuchará las propuestas técnicas que realicen los delegados de cada comisión.

“De esta manera, en una construcción colectiva, poder establecer cuál será la fecha última, la fecha final de la realización del censo sobre las capacidades y la claridad de cada una de las etapas. Eso significa que la fecha última estará en función de estos acuerdos que se puedan establecer con carácter técnico”, afirmó.

Previsto para noviembre de este año, el Censo Nacional de Población y Vivienda fue reprogramado para el primer semestre de 2024 por decisión del Consejo Nacional de Autonomías, que está integrado por los gobernadores de los nueves departamentos, los alcaldes del país, representantes de las autonomías indígenas y regionales, durante la reunión celebrada el 12 de julio.

A esa cita faltó el gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, quien decidió optar por medidas de presión para que el proceso censal se realice en 2023. El paro cumplido el 25 de julio en Santa Cruz no fue acatado por la mayoría de la población, incluso el 90% de los municipios del departamento trabajaron con normalidad.

Richter señaló que no es adecuado asumir posturas políticas y, a partir de ello, definir cuándo se puede realizar el censo porque éste es un asunto eminentemente técnico porque debe cumplir una serie de actividades que la misma comunidad internacional demanda.

Para clarificar el tópico, refirió que, por ejemplo, la propuesta que presentó la universidad cruceña y el Comité Interinstitucional para que el empadronamiento nacional se realice en 2023 plantea que se realicen distintas actividades de manera paralela, que significa sobreponer una labor con otra y esto afecta al conjunto del proceso.

“Significa que se está tratando de condensar el proceso censal en un conjunto de actividades y esto afecta”, alertó.

En tanto, la propuesta del municipio paceño sugiere realizar un censo experimental antes de llevar adelante el proceso final. Sin embargo no considera el tiempo.

Richter precisó que en algunos países se realizó un censo experimental, pero se lo hizo en un periodo de un año antes de la encuesta final porque ambos deben realizarse en condiciones similares.

“Eso es fundamental, tomemos como ejemplo que se elige julio (para el censo experimental), y luego en diciembre (para el censo final), no son las mismas condiciones climáticas, de movilidad social, ése es un elemento central, por ello los organismos internacionales recomiendan que la muestra debe ser de un año”, apuntó.

También se refirió a quienes aseguran que el proceso censal se puede realizar antes de 2024, basados en que la boleta tiene un 95% de avances, no obstante esas personas no consideran que aún restan labores para tener el documento final.

Richter explicó que se tiene que realizar estudios cognitivos para conocer si la población entiende las preguntas o si éstas deben ser ajustadas. Para ello se tiene que realizar muestras en tres o cuatro departamentos, labor que lleva hasta seis meses.

De manera adicional, el portavoz comentó que hay dificultades en la compra de los equipos tecnológicos para la actualización cartográfica que también es otro factor que se debe considerar a la hora de definir la fecha del censo.

Para suplir esta falencia, el Gobierno de China comunicó a su similar de Bolivia que hará la donación de los equipos.

“La fecha del censo no viene con imposiciones, viene de un trabajo colectivo, que se tomará a partir de esto hechos técnicos”, insistió el portavoz ante el anuncio de movilizaciones y medidas de presión que se centra en Santa Cruz.