Ministro de Justicia: En Bolivia, no existe persecución, sino una clase política que asume la impunidad

0
204

El ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Iván Lima Magne, remarcó este jueves que en el país no existen acciones de persecución política, sino hechos que buscan impunidad. Agregó que se necesitan nuevos actores políticos que permitan la transformación de la justicia.

“En Bolivia, no existe persecución política, lo que existe es una clase política que asume la impunidad como parte de sus privilegios. La transformación de la justicia necesita de nuevos políticos que entiendan la situación de catástrofe que vive nuestro pueblo en los tribunales”, manifestó la autoridad.

Diversos actores políticos de oposición sostienen que, a partir de la recuperación de la democracia en octubre de 2020, se han generado actos de persecución política en contra de quienes promovieron el movimiento golpista un año antes.

Tras la autoproclamación de 2019, se utilizó a las fuerzas del orden para protagonizar represiones sangrientas que derivaron en masacres, ejecuciones extra sumarias, graves vulneraciones a los derechos humanos, torturas, detenciones ilegales, y persecución a cientos de líderes políticos y sociales.

Actualmente, están en curso procesos judiciales producto de investigaciones y en respeto al debido proceso legal, en contra de algunos de los protagonistas del rompimiento del orden constitucional.

Tras su visita oficial al país y haber escuchado a actores diversos de la política y el ámbito judicial, el Relator Especial para la Independencia de Jueces y Abogados, Diego García-Sayán, concluyó que en Bolivia no existen elementos que demuestren actos de persecución política.

“Se ha hablado de persecución política, yo no he tendido entrevista con ninguna persona que me haya manifestado hechos que sustenten una persecución política”, subrayó García-Sayán.

El relator especial visitó el país a invitación del Ministro de Justicia en el marco de la reforma judicial que encara el Estado Plurinacional de Bolivia.