Bolivia celebrará el Día Internacional de la Alfabetización con una tasa de analfabetismo de 2,68%

0
93

Bolivia celebrará mañana el Día Internacional de la Alfabetización con una tasa reducida de analfabetismo de 2,68%.

De acuerdo con el director del Programa Nacional de Post Alfabetización, Héctor Ramiro Tolaba, en 2001 la tasa de analfabetismo de Bolivia era del 13,28%, sin embargo, el indicador bajó al 5,09% en 2012 y, como efecto del trabajo de alfabetización, se redujo al 2,68%.

Ya en 2008, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró a Bolivia territorio libre de analfabetismo cuando registró una tasa de 3,77%.

Ello fue resultado del trabajo que se inició en 2006, año que se empezó a ejecutar el Programa Nacional de alfabetización “Yo sí puedo” que tuvo el propósito de reducir la tasa de analfabetismo en la población joven y adulta mayor de 15 años.

Del 2006 al 2022 se alfabetizaron un total de 1.066.076 personas mayores de 15 años, de las cuales el 66% son mujeres.

En la actualidad, el Gobierno nacional trabaja a través de los programas de Alfabetización y Post Alfabetización para reducir la tasa de analfabetismo y analfabetismo funcional.

“Se ha trabajado bastante y obviamente las personas que terminan la alfabetización hacemos todos los esfuerzos para que continúen estudios en post alfabetización equivalente al nivel primario para que puedan consolidar sus habilidades de lectura y escritura y evitar que vuelvan a analfabetismo funcional”, explicó Tolaba.

En esta labor participan, en promedio, 10.000 facilitadores cada año, de manera voluntaria.

La alfabetización en Bolivia contribuye a la igualdad de género y la erradicación de la extrema pobreza, así como a generar capacidades productivas y el ejercicio de los derechos ciudadanos.

Desde 1967, el Día Internacional de la Alfabetización se celebra cada año en todo el mundo para recordar al público la importancia de la alfabetización como factor de dignidad y de derechos humanos, así como para lograr avances en la agenda de alfabetización con miras a una sociedad más instruida y sostenible.

A pesar de los logros alcanzados, los desafíos persisten, ya que 773 millones de adultos en el mundo no poseen, hoy en día, las competencias básicas en lectoescritura.